domingo, 13 de mayo de 2018

hipótesis de 2012 cristalizada en 2018?

UN CRISTAL DE 8 AÑOS

Igor Parra

Estimados y pacientes lectores que me acompañais desde 2010, recordáis este post del 2012 (Evolución de la crisis estructural II)? y los que aún no me leían aqui os lo rescato : http://observarypensar.blogspot.com.es/2012/10/crisis-espana-cataluna-ii.html

Me significó un fuerte rechazo de mis amigos y amigas catalanes que posteriormente han abrazado la posición independentista. Fué tan fuerte esa reacción que, desde entonces cesé de escribir la Lista 1A, donde enviaba estos breves pensamientos geopolíticos principalmente sobre el mediterráneo, y siempre, ya lo he escrito muchas veces en este blog,  bajo la severa luz de mis principales maestros putativos de geopolítica a los que estudio sin tregua desde 1977: Tucídides y Churchill.

Dónde estamos actualmente a la luz de esa intuición escrita en 2012? Quizás no se trate efectivamente de Alemania como agente causal directo, pero aún me cabe preguntarme si no es el agente final? si me permiten expresarme con una antigua, pero no menos eficiente, formalidad tomista.

A la luz de lo que acaece en la relación Cataluña-España, tanto este post como aquel inmediatamente precedente (Evolución de la crisis estructural española I), hunde desde el pasado su raíz en al menos parte de la realidad contingente. Es una figura borgiana que significa que probablemente haya que buscar en Alemania algunas respuestas importantes. Cuando lo hipotético a tantos años vista deviene un cristal tallado por los hechos diarios en el que nos podemos reconocer...algo de real hay en la imagen que nos devuelve, donde quizás haya, además, sitio para otros: Rusia, U.S.A., es decir todos aquelos interesados en debilitar el flanco mediterraneo de Europa. Algo, no sé bien aún qué parte, explica la hipótesis emitida hace casi 8 años atrás.

Lamentaría que mis amigos y amigas catalanes, independentistas, siguiesen pensando que estoy desvariando aún. como digo quizás no explique todo, pero parece que partes de lo intuido se va ajustando a lo observado?

En el próximo post actualizaré los comentarios e hipótesis sobre Egipto, que también pueden comenzar a sufrir una confrontación con ese censor inapelable: el tiempo transcurrido.

domingo, 29 de abril de 2018

Simplemente, no puedo


Esta es la segunda vez que, desde 2011, transcribo a un poeta poco frecuentado, lejos de su territorio lingüístico. La primera fué con un excelente autor catalán, y les dejo la diversión de hacer arqueología en este meta yacimiento de esbozo expresivo.

Ahora no puedo dejar de compartir muy brevemente, y en mi orden telúrico al amigo, muy íntimo amigo, Arseni Tarkovsy. Simplemente, no puedo

Arseni Tarkovsky un grande 
padre de un grande
te rindo un humilde homenaje
He vivido casi cada linea
 de estos poemas tuyos
por ejemplo
la muerte no existe
lo sé
como arqueólogo está claro
lo tengo clarísimo
y por eso
Я смею писать ... что я останусь твоим скромным поклонником
пока последняя вторая не выплатит в час свой долг!!!!


                                                        poemas traducidos por Irina Bogdaschevski, alumna de Borges


Tercer poema: 
podríamos titularlo la muerte no existe (los comentarios subyacentes al número del poema son de IP)



No creo en los presentimientos, tampoco me asustan las señales,
no huyo ni del veneno, ni de las calumnias.
La muerte no existe en el mundo, todos son inmortales,
todo es inmortal, no hay que temer a la muerte
ni a los diecisiete años, ni a los setenta.
Existe solamente la realidad y la luz.
No hay en este mundo ni oscuridad, ni muerte.
Estamos todos reunidos en la orilla del mar,
y soy de aquellos que recogen las redes,
cuando viene, en cardumen, la inmortalidad.
Sigan viviendo en la casa, y ella no se destruirá.
Convocaré a cualquiera de los siglos,
entraré en él, y construiré allí mi morada.
Por eso están conmigo sus hijos y sus mujeres comparten mi mesa,
pues, la mesa es una sola para el bisabuelo y para el nieto.
Lo venidero acontece ahora, y si yo levanto la mano,
quedarían cinco rayos de luz para todos ustedes.
Mis clavículas apuntalaron, como vigas, los días del pasado,
medí los años con cadenas de agrimensor, horadé el tiempo,
como si fuese los Urales, y elegí el siglo según mi estatura.
Bajamos al sur y levantamos el polvo de las estepas…
El pasto alto se alborotó, bromeó el grillo, tocó las herraduras,
nos auguró el futuro con sus bigotes,
y me amenazó, como un monje, con la perdición segura.
Até mi destino con las correas a la silla de montar,
aún erguido en los estribos, cabalgo como un muchacho en los tiempos venideros;
me satisface mi inmortalidad, para que mi sangre corra de siglo en siglo..
Por un rincón seguro de dulce tibieza pagaría obstinado con mi vida,
si ella no fuera una aguja voladora, que me tira, como a un hilo, por todo el mundo.




Segundo Poema: 
yo propongo como título: ...ni las palabras podrían frenar...

Te esperé ayer desde el alba,
se dieron cuenta de que ya no vendrás.
¿Te acuerdas qué tiempo tuvimos?
Fue una fiesta. Yo salí sin abrigo.
Llegaste hoy, y nos han preparado
un día singularmente sombrío,
la lluvia y una particular hora tardía.
Y corren las gotas por las ramas heladas
que ni las palabras podrían frenar,
ni secar siquiera un pañuelo.




Primer poema:
“Los primeros encuentros”: así un periodista tituló, así mismo,  y está muy bien escogido el concepto, creo;
pero yo señalo: "al otro lado del espejo"


Cada instante de nuestros encuentros
celebramos, como una presencia Divina,
solos en todo el mundo. Entrabas
más audaz y liviana que el ala de un ave;
por la escalera, como un delirio,
saltabas de a dos los escalones, y corrías
a través de las húmedas lilas, llevándome lejos,
a tus dominios, al otro lado del espejo.
Cuando llegó la noche, recibí la gracia,
las puertas del altar se abrieron,
y brilló en la oscuridad, en el espacio
la desnudez, y se inclinó lentamente,
y despertando, pronuncié: “‘¡Benditas seas!”,
y enseguida percibí la insolencia
de esta bendición. Dormías,
y para pintar tus párpados de aquel azul eterno
las lilas se inclinaron hacia ti desde la mesa.
Tus párpados azules ahora estaban
serenos, y tibias tus manos.
En el cristal se percibía el pulso de los ríos,
el humo de los cerros, el resplandor del mar,
y una esfera en la palma de la mano sostenías,
de cristal, y dormías en el trono,
y ¡oh Dios Santo! eras mía solamente.
Al despertarte, había transformado
el común lenguaje cotidiano
y con renovada fuerza se colmó la garganta
de vocablos sonoros, y la palabra “tú”, tan liviana,
quería decir “rey” ahora, revelando su nuevo significado.
De pronto, en el mundo todo ha cambiado,
hasta las cosas simples, como la jarra, la palangana,
cuando se erguía en medio de nosotros, cuidándonos,
el agua, dura y laminada.
Fuimos llevados hacia el más allá,
y se abrían ante nosotros, como por encanto,
las ciudades milagrosas, y nos invitaban a pasar,
la menta se extendía bajo nuestro pies,
las aves seguían nuestro camino,
los peces remontaban nuevos ríos,
y el cielo se abrió ante nuestros ojos…
Mientras seguía nuestra huellas el destino,
como el loco, armado de una navaja.


Igor Parra, en Lo Castillo antes de un viaje de meses al hemisferio norte,
 mientras suena el piano de Boushlav Martinu (https://youtu.be/kQbNJjj8mlk)

domingo, 1 de abril de 2018

de las rutas al oasis

 lineas sinuosas

desde puertos

de alejados continentes

al oasis

Caminos diversos

de todas mis vidas

Sendas vibrantes

de piel

de emoción barroca

polifónica

Rutas de selva verde y sonora

de boca con café y tabaco

y rutas de desiertos marinos

y de arenas hirientes

Rutas de soles fríos

en Escocia

y rutas de noches tórridas

de luna

en Aleppo

Vía Appia llena del dolor de Espartaco

Alameda santiaguina exultante

Rambla de las Flores

intensa

de un rojo intenso de otoño

Gritos de victoria primaveral en Place de la République

Miles de estrellas eléctricas

desde nocturnos penachos de cemento

en la Quinta Avenida

Huellas remotas

 a través de dunas

en Los Vilos

en Tunquén

en el Sahara

en la Pampa

en Pica

en Tarifa

todas convergentes

todas memorizadas

porque si vuelvo a vivir

las transito todas

una a una

Me arrepiento de nada

todas me llevaron

hasta aquí


Igor Parra, en Lo Castillo














este vacío pleno

Cosa a cosa

casa a casa

sillones y mesas

camas y ropas

objeto a objeto

cientos y docenas

larga estela material

para nunca más

Sólo libros

y solo algunos libros

esenciales

necesarios

para ir

donde voy

Todo lo demás

lo abandono

incluso mis patrias

y matrias de piel

mis intensas geografías

con sus aduaneras

en aquellos dulces puertos

de mis travesías

Necesito nada

nada más

aprendí a vivir

 conmigo

este vacío pleno

Igor Parra








domingo, 11 de marzo de 2018

Las nubes son río y mar: tercer vaso cosecha 2011


CAMBIO DE ESTADO: DE LIQUIDO A VAPOR

Lleva ese rio al mar 
pura agua
dulce

el aire
ya calmo ya furioso
quiere abrir el corazon del agua

el rio esconde su pasion por el aire 
la esconde toda su vida de rio
pero al llegar al mar
se venga del aire
de sus risas
del coqueteo con otros
de su tardanza

porque al mar
que es suma de muchos rios
le gusta el aire
y sus torbellinos de viento

Ahora
el aire no siente
cuando
poco a poco
el mar
todo el mar sube hasta llenarlo 
de agua 
pura 
agua

Así las nubes son rio y mar
que ya están y son parte del aire...

¿no ves amor
quién aquí
es agua
y quién 

allá

el aire

lleno
de mi?
Igor Parra

Mares agitados de sábanas revueltas: segundo vaso cosecha 2011


Raudo voy

por tu istmo
de cuello largo

bien orientado

hacia Poniente

Pero si te giras

ahora

en el mismo sitio
del lecho

emerge Levante

Empero

si la mano de Oriente

se aferra a tu Occidente

por ejemplo

un seno

o

la cadera

y me giro sobre
el codo de Oriente

los dedos se hunden

en nuestros mares agitados

de sabanas revueltas

Y al emerger de esos tormentosos paisajes

muerdes mi istmo cuello

y me rodeas entero

y me estrechas

y te sé

aletargada

tranquila ya

en los altiplanos

y valles

de mi espalda

Un vaso de arqueología de tu ausencia, cosecha 2011



La arqueologia de un beso

parece tan improbable

como el calculo de las parabolas

de tus supiros

o de un gemir

Nosotros hacemos esa arqueología

que siempre es dolorosa

porque llego a reconstruir tu paso

por mis tiempos y lugares

con cosas materiales

infimas

que dejas tras de ti

Por ejemplo un cabello tuyo

un solo cabello tuyo

me sirve

para saberte.

Una prenda cualquiera

me permite conocer de tu cuerpo

de tu temperatura
de los perfumes con los que vivo

cuando estas junto a mi

Recoger cada uno de esos fragmentos

de momentos y lugares

me hace arqueólogo de tu ausencia

que a veces es larga

y por ello apuro

la conservación preciosa de cada traza tuya

Sabes ya

y si no te lo digo ahora

que me ato con tu cabello

el sexo

y ahi queda por tiempos sorprendentes

a pesar de la ducha

incluso de la piscina o del mar

Esto lo descubri con asombro

y resulta increible

pero es la obstinada verdad
arqueólogica

tu recuerdo material último

que se resiste a perderse en el olvido de las

sábanas

tumultuosas de nuestras presencias huracanadas

y de nuestras calmas impacientes

Después del amor

siempre quedan pequeños vestigios

de tu paso

y yo me empeño en encontrarlos todos

aunque esté horas y horas

y el premio siempre será amargo

porque al descubrirlo

a pesar que te rehago un poco entre mis dedos

que acarician ese cabello

ese cabello

tu no estás

no estás

a pesar

de mi ciencia excavadora

de tu ausencia


Igor Parra